compartir

CONCERTO BARROCO RING RING

Espectáculo del ciclo Confín. Diez exploraciones escénicas sobre el límite. 38º Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid.

 

Idea e interpretación: Celeste y Tania Arias Winogradow
Música: Concierto para dos violines, de Bach
Músicos: Ane Matxain, Mario Pérez y Juan Albéniz
Diseño vestuario: Nuria González

 

 

→ sobre el espectáculo

 

Concerto Barroco (Balanchine, 1941) fue una de las primeras piezas de danza que interpreta Tania cuando formaba parte de la compañía de Víctor Ullate hace ya muchos años. Celeste, en el Ballet Nacional, tan solo llegó a aprenderse el rol del varón, sin llegar a bailarlo.

Primero fue la invitación a Celeste a participar juntas en este Confín. Al poco, apareció Bach -su Concierto para dos violines-, y con él, Balanchine. Retomamos así Concerto Barroco, esta partitura coreografiada por el ruso, con idea de hacer una variación o revisión de la obra. Desde el Festival de Otoño se nos invita a crear piezas que emergen desde el estado de confinamiento. Esto genera y, al mismo tiempo, degenera continuamente la idea de partida.

Abandonar la palabra, decisión tomada por saturación frente a tanto discurso, es una de nuestras primeras motivaciones. Grabarnos bailando surgía con facilidad. La palabra no podía tener otra forma que no fuera densa y contagiosa. Huíamos del contagio del discurso bélico, en redes, en informativos, en la vida de la vida.

Ceñirnos a los tiempos de la música de Bach, interpretada por músicos en vivo. Volver a la danza, a la abstracción, sin explicaciones. Coreografiar al modo de Balanchine, Incorporando nuestras prácticas y lenguajes de movimiento cotidianos.

Recuperar el rigor y la limpieza de la técnica, ya con la belleza mágica de dos bailarinas en ruinas, manteniendo el pulso que genera la distancia y la distancia que genera compartir en soledad.

El diálogo que mantenemos es, hasta día de hoy, todo virtual. La cuestión es: ¿juntarnos en una sala de ensayo antes del 22 de noviembre o evitar el contacto físico hasta el mismo encuentro?

Dos rings, seis músicos, dos bailarinas.

Este es nuestro encuentro.

La pandemia no deja de mutilarnos.

Al igual que Paul Wittgenstein, que perdió un brazo siendo pianista y continuó dando conciertos, seguiremos componiendo y bailando en esta nueva era, aunque sea en sueños.

Un primer movimiento confinado.

Un segundo y tercero postconfinamiento.

Nada más que añadir.

Solo que dos perras viejas se juntan en otoño para florecer.

Una vez más.

Tania W. A. y Celeste

 

 

→ sobre las artistas

 

CELESTE

Oficialmente soy Celeste desde mayo de 2017, cuando el Estado español me otorga un nuevo DNI con el nombre y el sexo cambiados. El Estado español no admite que una tenga un nombre femenino habiendo tenido uno masculino, ni una identidad femenina habiendo tenido una masculina, si antes no destruye la partida de nacimiento y crea una nueva antidata. El estado no reconoce que una se pueda presentar como disidente de género, que en un momento dado no esté conforme con el nombre y el género que le fueron otorgados en el nacimiento. Con lo que, para el estado español, yo nací mujer y me bautizaron Celeste.

¿Cómo pudo Celeste estudiar en el colegio de los Jesuitas? ¿Cómo es que la llamaron para hacer el servicio militar? ¿Cómo puede ser que se cambiara en el vestuario de hombres, se pusiera suspensores e hiciera la clase de técnica de ballet para varones? ¿Y que fuera partenaire, ente otras, de Maya Plisétskaya?

“Tú engañas porque parece que haces lo que no haces”. Estas palabras de María de Ávila (maestra de danza de maestros y directora de la CND) dirigidas a mi persona me han acompañado toda la vida. ¿Habré sido siempre una impostora?

 

TANIA W. A.

En algún momento, antes de 2017, después de 30 años bailando, invito a Celeste a colaborar en mi incipiente Bailarina de fondo en concierto. Comenzamos una intensa correspondencia que pronto se torna en estrecha relación. Compartiendo materiales de trabajo, hacemos carambolas entre trayectorias e inquietudes comunes.

Nuestras vidas se cruzan durante los años que Mauri pasa a ser Celeste. Su obra me sedujo siempre, en parte, por cómo suele dar un giro al ballet clásico, sin perder de vista la gran admiración que este lenguaje le provoca.

Tras la gira de bailarina de fondo en concierto, iniciamos nuevos procesos de investigación y creación juntas, entre ellos, danza más cabra, junto a Andreya T, y Wakefield Poole: visiones y revisiones, como ejercicio de transmisión de repertorio.

Hoy retomamos el camino juntas. Nuestra apuesta inicial es dialogar a partir de nuestro estar cotidiano. Las dos sentimos que vivimos confinadas, más allá de la actual pandemia, quizá por el giro que han dado nuestras vidas en los últimos tiempos.

área: Performance o no performance

creador/a: Tania W. A. y Celeste

próximas fechas:
22/11/2020 - 13:00h.

precio: 10€

ENTRADA ONLINE