La Academia del Actor es uno de los pilares del proyecto Réplika Teatro, un espacio teatral diferente ideado como centro de producción, exhibición, formación e investigación artística.

La Academia se crea en el año 1996 de la mano de Jaroslaw Bielski (director de escena, actor y profesor de interpretación y dirección escénica) y Socorro Anadón (actriz, productora y profesora de interpretación y movimiento), uniendo experiencias pedagógicas de Polonia, Rusia y España, y partiendo, fundamentalmente, de las técnicas de Konstantin Stanislavski y Jerzy Grotowski. A lo largo de sus más de veinte años de historia, el programa de enseñanza de la Academia se amplía con otras experiencias pedagógicas como las técnicas de Michael Chejov, Jaques-Dalcroze, los Viewpoints de Anne Bogart o técnicas relacionadas con la interpretación ante la cámara y la creación contemporánea.

 

Carta de los directores

 

La Academia del Actor es una escuela con un perfil eminentemente práctico. Podríamos decir que es una escuela de artesanía actoral donde, fundamentalmente, se reflexiona de forma práctica sobre las técnicas de actuación aplicables a todos los medios de expresión con los que se enfrenta el actor en su carrera profesional: teatro, cine y televisión.

Desde el primer día el alumno está involucrado en un trabajo escénico y técnico que le hace descubrir por su propia experiencia tanto sus verdaderas posibilidades como los bloqueos y limitaciones que le impiden ser creativo. Ponemos mucha atención en estimular la creatividad de cada uno de los alumnos, respetando su potencial intuitivo y tratando de potenciar su confianza en las propuestas personales, sirviéndole, al mismo tiempo, unas técnicas de análisis crítico para poder progresar en el desarrollo escénico individual.

Partimos de la premisa según la cual el actor sabe después de hacer, nunca antes. Toda la teoría viene después de la práctica, como un complemento necesario para entender y saber analizar sus propias experiencias escénicas. No enseñamos según una u otra teoría de interpretación. No somos partidarios de recurrir a los métodos psicoanalíticos, que tanto daño están haciendo a nuestra profesión. Solamente servimos las herramientas necesarias para solucionar los problemas surgidos de la interpretación. Nosotros enseñamos a detectar esos problemas y superarlos a través de un entrenamiento práctico para, en primer lugar, abandonar la etapa ignorante, entrar luego en una fase de trabajo consciente recurriendo a las técnicas interpretativas y, finalmente, poder abandonar la técnica y disfrutar del proceso creativo del arte interpretativo.

Desde el principio el alumno tiene a su disposición una sala de teatro, aulas en las que puede realizar los ensayos y preparar sus ejercicios para las clases, utilería, vestuario, elementos escenográficos y un carnet de estudiante que autoriza la entrada gratuita a todos los espectáculos de la Compañía Réplika Teatro y descuentos en el resto de eventos programados en el centro y en otras salas de teatro de Madrid.

Respecto al profesorado: todos los profesores de la Academia son profesionales en activo, con un amplio currículum artístico. Poseen licenciaturas en sus respectivas especialidades otorgadas en Polonia, EEUU y España, así como una larga trayectoria profesional y pedagógica. Posiblemente somos la única escuela en España que aplica la fórmula de trabajo paralelo con, al menos, dos profesores de Interpretación en un mismo curso, durante todo el tiempo y a lo largo de los tres años de formación. Es una manera de no solamente implicar al alumno en el mayor trabajo posible sino, también, evitar los peligros que contiene la enseñanza de sólo un profesor de Interpretación: trabajar en función del profesor y no en función de uno mismo.

Nosotros queremos que el alumno sepa cuanto antes contrastar distintas maneras de entender el teatro y utilizar sus experiencias de una clase en las otras según su propio criterio. Creemos firmemente que esa es la mejor manera de huir de los falsos “maestros” como únicos poseedores de la verdad.

No existe una verdad, como tampoco existe una sola técnica de actuación y una sola forma de entender el teatro.

 

Jaroslaw Bielski y Socorro Anadón

Directores de la Academia del Actor