EL PROFE

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page

EL-PROFE_RéplikaTeatroEL PROFE
de Jean-Pierre Dopagne

Dirección: Jaroslaw Bielski
Reparto: Gabriel Garbisu

Traducción: Fernando Gómez Grande
Producción ejecutiva: Socorro Anadón
Escenografía y vestuario: Réplika Teatro
Iluminación: Jaroslaw Bielski
Producción: Réplika Teatro y Amara Producciones

 

Del 10 de octubre al 20 de diciembre de 2014

Réplika Teatro y Amara Producciones llevan a escena el impactante texto del autor belga Jean-Pierre Dopagne, representado con éxito en Francia y señalado por la crítica como una ácida visión del sistema educativo, que conduce a una necesaria reflexión sobre la lucha cotidiana a la que se enfrentan los profesores en las aulas.

Gabriel Garbisu se pone en la piel del Profe para narrar en primera persona la historia de este docente, al que su propia vocación le condena a una tortura diaria, en la que la desmotivación y la violencia acaban provocando su perdición.

Jaroslaw Bielski dirige este lúcido monólogo que aborda, con buenas dosis de ironía, la parte más cruda de la enseñanza y la responsabilidad que recae tanto en quienes la ejercen como en las familias y en el resto de la sociedad.

El-Profe_Fot1y2

Compra aquí tus entradas

ticketea

Tres preguntas a GABRIEL GARBISU:

1-¿Cuáles son las razones que te han llevado a interpretar este monólogo de Jean-Pierre Dopagne?

montaje1_webComo actor, me gusta compartir con el público textos como El Profe, que conduzcan a una reflexión. Hace diez años tuve ocasión de ver esta obra interpretada por Abel Vitón [en su primera versión, titulada El Maestro] y me fascinó. Siempre me ha interesado mucho la educación, con 14 años empecé a dar clases particulares y hoy continúo en la actividad docente como profesor de interpretación en verso. Considero que el futuro de un país está en la enseñanza y en este texto se plantea una reflexión muy fuerte acerca de la necesidad de un sistema educativo serio, que no atienda a intereses políticos. Lo que no puede ser es que, tal y como destacaba en una entrevista Ángel Gabilondo (ex ministro de Educación), España haya tenido siete reformas educativas en 35 años de democracia.

2-El Profe se ve abocado a contar su historia desde un escenario, estableciéndose así un paralelismo entre la enseñanza y el teatro. ¿Qué tienen en común ambos mundos?

Comparten muchos aspectos, empezando por algo meramente físico como el hecho de que ambas profesiones se ejerzan sobre una tarima o escenario. Sí que es cierto que en el teatro los espectadores tienen una función más pasiva, cosa que no debería ocurrir en el caso de la enseñanza, me gustaría que esto cambiara y que la participación de los alumnos fuera cada vez mayor. En cuanto a la naturaleza de ambas profesiones, considero que el teatro, independientemente del género, invita a aprender sobre nosotros mismos y a reflexionar. En este sentido, la enseñanza tiene también como objeto ayudar a los jóvenes a comprender mejor al ser humano y a prepararse para la vida.

3-¿Qué crees que está fallando en la educación para que parezca imposible que los docentes mantengan su vocación y acaben optando por la resignación?

Cualquier profesión, más allá de la vocación, no deja de ser un puesto de trabajo. Creo que en el caso de la educación, ocurre a menudo que se convierte en una salida laboral para personas que hubieran querido trabajar en otro campo de su profesión y, al no conseguirlo, acaban conformándose con la enseñanza aún cuando no tienen capacidad para ello. No se trata de que el docente entienda mucho de su materia, sino que sepa enseñarla. Recuerdo que en mi colegio teníamos un profesor de matemáticas que debía saber mucho pero se pasaba toda la clase escribiendo problemas en una pizarra, nunca aprendí nada. Sería un fenómeno en las mates pero un auténtico fracaso en la pedagogía. Desde mi experiencia como profesor de actores, considero fundamental transmitir pasión y rigor por el trabajo a los alumnos, algo que se consigue cuando uno elige enseñar y lo disfruta.

Tres preguntas al director JAROSLAW BIELSKI:

1-En un momento tan crítico para la educación en España, debido a la política de recortes y al preocupante aumento del fracaso escolar, ¿qué puede aportar a la cartelera teatral un texto como El Profe?

montaje2_webLa educación es lo único que nos queda para no volvernos esclavos de la nueva era ‘feudal’ que supone la globalización económica que vivimos. No se debe ahorrar en la educación, es un crimen encubierto contra la sociedad. No se puede ir desprestigiando la labor de los maestros. No se puede infravalorar el conocimiento y la creatividad. Se están recortando nuestras libertades básicas. Los colegios cada vez se parecen más a los de antes: memorizar para luego examinarse de lo memorizado. No hay lugar para la creatividad ni se fomenta que los alumnos piensen por sí mismos. De esta forma, los maestros pierden estímulos para educar y los alumnos carecen de incentivos para estudiar al no ver claro su futuro ni el sentido de sus estudios. Los pocos que tienen dinero se arreglan con la educación exclusiva, pero el resto que se prepare para ser una mano de obra barata. Tenemos que defendernos de esos abusos. ¿Cómo? Es complicado pero tal vez podamos aportar algo denunciándolos a través del teatro.

2-Desde tu amplia experiencia artística y pedagógica, ¿cómo crees que se puede hacer entender a los jóvenes de hoy en día que la literatura (asignatura que imparte el profe) y, en general, la cultura son herramientas fundamentales para la vida?

El acceso a la cultura, el hecho de sentirse parte de ella, es lo que nos hace ser humanos. El hombre es expansivo por naturaleza. Si no puede crear, destruye. La cultura nos abre campos de creación, potencia el ingenio, la sensibilidad, los sentimientos positivos, la comprensión, la tolerancia hacia el otro y nos hace ser más sociales y más libres. ¿Cómo es posible no tenerla en cuenta? Tal vez a ‘alguien’ le interese que la sociedad sea cada vez menos culta y, por lo tanto, más ciega y bruta. Basta con asomarse al auge de los radicalismos y fanatismos religiosos en el mundo.

3-En cuanto a la violencia en las aulas que muestra la obra, ¿consideras que es reflejo de la sociedad que vivimos o de dónde crees que proviene?

La violencia que retrata la obra es un recurso dramatúrgico necesario para poder hablar sobre las consecuencias trágicas a las que nos puede llevar la falta de esa educación, de esos maestros de verdad que reivindica realmente el autor. El protagonista es un maestro apasionado al que las circunstancias le han llevado a una situación psíquicamente difícil de soportar y que en un momento determinado estalla, al no poder más. Pero eso es sólo un pretexto para que reflexionemos sobre el precipicio al que estamos llevando la educación de nuestros hijos.

Diseño gráfico: Carlos Verdasco
Fotografía y redes sociales: Mikolaj Bielski
Prensa: Natalia Erice
Distribución: Isabel Barceló