EL CASAMIENTO

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page

Cartel-EL-CASAMIENTO_webEL CASAMIENTO
de Witold Gombrowicz

Puesta en escena, versión e iluminación: Jaroslaw Bielski
Aspectos estéticos: Elizabeth Wittlin Lipton
Espacio sonoro: Chema Pérez
Producción ejecutiva: Socorro Anadón
Diseño del cartel: Jaime Nieto
Comunicación: Mikolaj Bielski
Compañía: Réplika Teatro

Reparto: Raúl Chacón, Socorro Anadón, Manuel Tiedra, Juan Erro, Eeva Karoliina

ESTRENO 19 de febrero de 2016.

>Producción enmarcada en el Año del Teatro Polaco 2015. Con la colaboración del Instituto Polaco de Cultura de Madrid<<

Gira 2016: 

26 de octubre: XII International Gombrowicz Festival en Radom (Polonia)

28 de octubre: Cricoteka de Cracovia (Polonia)

30 de octubre: Teatro Pieśń Kozła en Wroclaw (Polonia)

Críticas y Prensa:
La forma como condición humana -Crítica de Irene Sadowska para la Revista ARTEZ
El casamiento. ¿Es la tradición un lastre para el progreso? -Crítica de Chema Alejos para HoyenlaCity
Doble apuesta de Réplika -Crítica de Javier Villán para EL MUNDO
El casamiento -Análisis de Raúl Losánez para LITERATRO de RNE
Forma e inmadurez según Gombrowicz -Crítica de David Ladra para la Revista ARTEZ
El casamiento: espejismo entre dos guerras -Crítica de Nunci de León para Periodistas en Español

Comentario del director:

Creo que hay pocas obras dramáticas cuya forma y tema reflejen con tanta claridad la desazón que produce en el hombre de hoy la pérdida de los valores tradicionales. El protagonista de El casamiento, en el camino de recuperar el pasado, su identidad y su “vida de antes”, se centra en la reconstrucción de los valores de antaño, a través de la destrucción el presente. Una especie de paradoja, en la que Enrique impone su punto de vista por encima de la opinión de los demás, estableciendo así su propia “realidad”, personalizada, ideada, producto de deseo y de su manipulación ideológica. A través de las palabras pronunciadas se crean unas nuevas realidades, individualizadas y asumidas por el resto de  los participantes del “juego” de Enrique. Por esto último, percibo en la obra un claro aspecto postmodernista. Vivimos en la época de la globalización de la sociedad y del resurgimiento de los movimientos del pensamiento personalizado. El destino trágico del hombre postmoderno, guiado por el hedonismo y la individualización, donde la realidad es sólo un producto de nuestra imaginación.

Jaroslaw Bielski

ELCASAMIENTO_Fot1_ReplikaTeatro ELCASAMIENTO_Fot2_ReplikaTeatro ELCASAMIENTO_Fot3_ReplikaTeatro ELCASAMIENTO_Fot4_ReplikaTeatro