DE LA VIDA DE LAS MARIONETAS

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page

Autor: Ingmar Bergman
Dirección: Jaroslaw Bielski

“¿Cuántas veces se dice que se odia a alguien? ¿O se desea su muerte? ¿O incluso se le pega, se le humilla, insulta, se le amenaza? Nos escupimos, nos amenazamos, nos insultamos, forcejeamos, gritamos. Corre un poco de sangre, uno triunfa, el otro destrozado en la puerta del cuarto de baño suplicando perdón.”
Ingmar Bergman en la obra “De la vida de las marionetas” se hace una pregunta fundamental: ¿De dónde proviene esa reacción explosiva y violenta de una persona equilibrada, bien educada, acomodada, que lleva una vida exitosa y envidiada por muchos? ¿Cómo y por qué se produce ese colapso de nervios?
En una obra casi de intriga, con tintes psicológicos y humor inteligente Bergman nos introduce en el mundo de Peter y Katerina, una pareja alrededor de los 50 años, que de pronto se tienen que enfrentar con la terrible sensación de haber desperdiciado su vida en las apariencias, descuidando por completo su vida espiritual y emocional.
Bergman destapa de manera despiadada el sin sentido de esa renuncia de uno mismo a favor de lo que se “debe” y no lo que se “quiere” hacer, a favor de lo que se “tiene” y no lo que se “es”, ese desasosiego, que en un momento determinado estalla con una crisis existencial, que obliga a plantearse seriamente las preguntas esenciales sobre el sentido
de nuestras vidas.
En esa obra Bergman lo hace de una manera excepcional, mostrando personajes que luchan por encontrar su identidad perdida enfrentándose con los esquemas de una sociedad deshumanizada y violenta, queriendo encontrar su propio camino hacia la felicidad, que tanto les preocupa.
Todos nos acordamos de las películas de Bergman; pero no todos sabemos que su verdadera pasión fue siempre el teatro. Sus guiones cinematográficos precedían normalmente de obras de teatro, donde desarrollaba sus ideas en primer lugar para después pasarlas al cine. Por eso en sus películas hay tanto diálogo, hay tanta teatralidad. Sus obras para el teatro son un verdadero laberinto de pasiones humanas llevadas siempre a los extremos.
Bergman decía que no merece la pena contar historias de gente banal, unas simples historias cotidianas; que el teatro es para mostrar al ser humano en el glorioso momento del enfrentamiento consigo mismo; en el momento de cuestionar su propia vida inclusivo, queriendo así llegar al fondo de las cuestiones esenciales de nuestra existencia desde lo humano y desde la libertad del pensamiento.
No hay nadie capaz de reflejar mejor el misterio del hombre perdido en el exceso del consumismo, bienestar, éxito profesional y la renuncia de una vida personal a costa de ese éxito, en las apariencias de libertad sexual de pareja, la comodidad de una vida lujosa marcada por las modas de una sociedad enloquecida por la apariencia, la persecución de la eterna juventud.

Ficha artística y técnica:

Peter Egerman: Antonio Valero
Katerina: Socorro Anadón
Mogens: Gabriel Garbisu
Tim: Raul Chacón
KaSecretariaCamarera: Lorena Roncero

 

 

 

 

Dirección de producción: Socorro Anadón
Prensa y comunicación: Luis Marti
Direccion comercial y marketing: Luis Martí
Realización escenografía: David Fernández Franco
Realización vestuario: Menkes
Espacio Sonoro: Chema Pérez
Diseño de iluminación: Jaroslaw Bielski
Diseño cartel y programa: Jaime Nieto
Vestuario y escenografía: Malgorzata Zak
Versión y dirección: Jaroslaw Bielski