COMBATE DE NEGRO Y DE PERROS

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page

 

COMBATE DE NEGRO Y DE PERROS
de Bernard-Marie Koltès

Dirección y espacio escénico: Mikolaj Bielski
Idea original, traducción y versión: Mikolaj Bielski y Borja Manero
Con: Manuel Tiedra, Raúl Chacón, Malcolm Sitté y Socorro Anadón
Compañía Joven de Réplika Teatro

Diseño: Kike de la Rubia y Miguel Martín
Entrenamiento: Socorro Anadón
Diseño de iluminación: Jaroslaw Bielski
Espacio sonoro: Rodrigo Martín Munuera
Realización de escenografía y vestuario: Vaciador 34 (Candela Sanz, Rocío Sanz, Jacobo Márquez, Salvador Lietor, Lara Retuerta) y Réplika Teatro (Miguel Martín y Mikolaj Bielski)

Gira:
*17 noviembre 2012: Certamen de Nuevos Investigadores Teatrales (CENIT) 2012
*25 octubre 2013: África Imprescindible (Pamplona)
*25 octubre-3 noviembre 2013: 15º Festival de Teatro de La Habana (Cuba)

Sinopsis:

En un país de África Occidental, entre Senegal y Nigeria, una construcción de obras públicas de una multinacional extranjera. Un hombre llega reclamando el cuerpo de su hermano muerto en la obra, no se moverá hasta tenerlo de vuelta.

***

[Queremos mostrar nuestro más profundo agradecimiento a las personas que hicieron posible este montaje, sin cuyas ayudas como micromecenas no hubiese sido posible: Elena González del Pino, Paloma Mayo, Josefina Halffter y Ramón Estalella, Gabriel Carrascal, Eva Cosials, Nuria Sánchez Madrid, Francisco Javier Ibáñez Carrasco, Silvia de Pablo, María del Rosario López Andrés, Beatriz Grimaldos Muñoz]

Comentario del director

“Yo mato a un bubú si me escupe, y tengo toda la razón del mundo, coño.”

Combate de negro y de perros muestra un lugar en el mundo, uno de tantos no-lugares donde lo intolerable toma la forma de lo cotidiano. No se trata de un mero conflicto racial entre blancos y negros; saca a la luz algo más profundo, algo que tiene que ver con una supuesta superioridad que nos hemos autootorgado desde el mundo occidental en base a una victoria histórica, también supuesta, que vendría a ser demostrada por el progreso técnico, cultural y económico de nuestras sociedades capitalistas. Para legitimar lo intolerable de nuestros modos de vida es absolutamente necesaria la ceguera, un progresivo distanciamiento para con las cosas que nos permita ver sólo aquello que incida directamente en nosotros según el status quo; es necesario eliminar la consciencia de las consecuencias reales de nuestras formas de vida y organización, en el plano individual y en el colectivo. Este no-lugar de Combate es el espacio de la no-responsabilidad, donde lo individual, asentado sobre la nada, está por encima de todo.
Contra este simulacro aparece Alboury, que denuncia lo intolerable y que Koltès revela bajo la forma de un negro, como síntesis del históricamente explotado. Frente al distanciamiento para con las cosas, Alboury representa un mundo todavía cercano a ellas, un mundo que sufre las consecuencias de nuestras dinámicas occidentales. Como explotado, su ámbito no es el de la libertad sino el de la necesidad, no hay en él elección sino exigencia. La exigencia de salvar aquello sin lo cual el hombre se convierte en un lobo para el hombre.

Mikolaj Bielski

 

Bernard-Marie Koltès (1948-1989) es uno de los dramaturgos más importantes del teatro francés contemporáneo. Calificado por Heiner Müller como “el Shakespeare de nuestro tiempo”, es autor de un teatro de la rebelión, un teatro de lugares olvidados y crudas relaciones humanas. Fuertemente influenciado por Genet y Beckett, entre sus obras más representativas se encuentran La noche justo antes de los bosques (1977), En la soledad de los campos de algodón (1985), Muelle oeste (1985), De vuelta al desierto (1988) o Roberto Zucco (1988).