ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page

Conocemos Alguien voló sobre el nido del cuco principalmente por la película de Milos Forman (con Jack Nicholson en el papel de Mc Murphy), inspirada en la novela que Ken Kesey escribió en 1962 y que también sirvió como base para la obra teatral de Dale Wasserman. Las tres producciones -novela, obra teatral y película- tratan sobre el mismo tema aunque, por motivos obvios, desde diferente punto de vista formal. La novela se lee apasionadamente, la película ha conseguido un reconocimiento unánime, pero la obra teatral está construida de manera perfecta, y permite leer la historia de Mc Murphy como una corrosiva metáfora de la sociedad que pretende aislar, transformar y finalmente aniquilar a las personas cuya imaginación y razón son tan poderosas que hacen ignorar a los sentidos cuando éstos se enfrentan a ellas; personas que simplemente no quieren o no pueden aceptar el razonamiento de quien pretende anularlas con el abuso de poder.
La obra teatral transcurre en un manicomio. La historia está contada por el Jefe Indio Bromden, que se hace pasar por sordomudo y que al final “libera” a McMurphy de su vida vegetal.
Es una obra sobre la libertad, la que cada uno de los personajes busca huyendo del mundo externo, incluyendo al protagonista que huye de la cárcel. La buscan recurriendo a una institución. Una institución especializada en liberar al hombre de sus miedos y del poder que ejerce sobre ellos su imaginación. El problema consiste en que el concepto de libertad buscado por los pacientes no tiene nada que ver con el de los que representan a la “sociedad libre”: los enfermeros y los médicos. Y ahí es donde surge el conflicto de la obra, entre el individuo y la institución ésta, como ente para proteger al individuo, y él como elemento que, luchando por su independencia, entra en conflicto con las reglas del juego impuestas. La tragedia surge cuando la institución decide sacrificar al individuo en nombre del “bien” común”.
Curiosamente esta obra nunca se representó en España y ha sido traducida al castellano por vez primera para esta ocasión. Podemos hablar, entonces, de ESTRENO ABSOLUTO de una obra cuya relevancia histórica y artística en la literatura dramática del siglo XX es indiscutible.

Jaroslaw Bielski

 

ESTRENO ABSOLUTO EN ESPAÑA

LA CRÍTICA HA DICHO:

* “engancha al espectador por el ritmo, la acción ininterrumpida y el trabajo excelente de los actores” (El Duende. Gabriel Guillén)

* “curiosa mezcla de cercanía, humor y emoción donde todo el reparto camina por un alambre muy fino, sin red, dispuestos a todo” (Gatos en escena. Alberto Costa)

* “espectáculo (…) cuidado, en un espacio amplio y bien dispuesto, que interesa por sus valores teatrales” (El País. E.Haro Tecglen)

* “Réplika gana con un póquer de ases: una sabia dirección escénica que aprovecha los recursos de la sala, un conjunto de estupendos, aunque desconocidos, actores, una historia popular y emocionante, y unos personajes que siempre se recuerdan. Vayan a verla” (La Razón)

* “otro teatro es posible: un teatro de ideas vivas y propuestas arriesgadas (…) alegra el cuerpo y el espíritu esta apuesta de poner en pie un montaje con dieciséis actores y actrices propios, (…) de atreverse a jugar en un espacio de tremenda sencillez e inquietante valor dramático, prácticamente a dos palmos del espectador. (…) El montaje entrega con claridad y fuerza la corriente principal del drama. (..) es un rico trabajo coral, que brota de pequeñas creaciones integrales de todos los intérpretes” (Guía del Ocio. José Henríquez)