En Réplika Teatro-Academia del Actor creemos que una escuela de interpretación debe incidir, sobre todo, en encontrar el camino más eficaz para indagar sobre los aspectos fundamentales de la expresión del actor, es decir, sobre la relación entre la palabra y el gesto, entre el pensamiento y la expresión verbal, entre la imaginación y la precisión expresiva del cuerpo, entre la intuición y la forma, entre la espontaneidad y la disciplina. En este sentido, la técnica es necesaria para atajar caminos, despertar talentos ocultos y crear hábitos adecuados.

Lo más importante es establecer un método de trabajo que permita al actor realizar los pasos desde el análisis hasta la acción de modo que todo fluya a través de esta última de manera orgánica, para que, en un momento determinado, el actor pueda abandonar lo analizado y emprender un camino creativo, pensando y sintiendo a través de su cuerpo, en una actuación total que implique, de manera completa, no sólo todo el cuerpo del actor sino, también, su intuición, su imaginación y su emoción.

1º Año de formación – EL ACTOR ORGÁNICO

El primer año es un curso de enfrentamiento del futuro actor con sus posibilidades y con su intuición. Le damos mucha importancia a los aspectos intuitivos. Creemos que es la parte más importante en el trabajo creativo del actor y también la más frágil. Hay que protegerla y potenciar la confianza del actor en ella, enseñándole un camino de disciplina desde el cuerpo y a través del cuerpo para, después, aprender a analizar a posteriori el trabajo realizado y contrastarlo con el resultado final. Se trata, en definitiva, de establecer bases de convivencia entre los aspectos espontáneos del actor y la disciplina formal que exige la convención. En el terreno personal es un primer enfrentamiento serio de la intuición con la forma, de la voluntad con el cuerpo, de la imaginación con la disciplina del ejercicio, de las posibilidades del actor con sus bloqueos y limitaciones, tanto físicas como psíquicas.

El alumno tiene que conocer el esquema corporal y su relación con los ejes en el espacio. Sobre todo el del cuerpo, el espacio y el ritmo. Estos tres planos son los que van a transformar el movimiento cotidiano en movimiento expresivo, es decir, en interpretación. El alumno tiene que tomar consciencia de su cuerpo para poder actuar y reaccionar de manera orgánica.

A nivel interpretativo es partir de la libertad de la imaginación, acotándo constantemente su  espacio en función de la comunicación corporal y verbal, y la veracidad de estas. Es la toma de consciencia entre la cotidianeidad y la naturalidad, entre la energía cotidiana y la energía escénica, entre la verdad personal y la verdad pública, entre la espontaneidad y la disciplina.

Es también el primer enfrentamiento con el público y la toma de consciencia de la importancia del público a la hora de trasmitir esa verdad en el escenario dentro de un contexto formal y convencional.

ASIGNATURAS: Interpretación I, Prácticas Escénicas I, Acrobacia Escénica I, Entrenamiento Cuerpo/Voz I, Expresión Corporal

2º Año de formación – EL ACTOR CONSCIENTE

El segundo curso es un acercamiento a la técnica desde el análisis, para tomar consciencia de ciertos aspectos interpretativos a la hora de afrontar el diverso material dramático.

La práctica adecuada es encontrar un camino para llegar a nuestra mente a través del cuerpo y llegar a nuestro cuerpo a través de la mente.

El trabajo en esta etapa parte de un acto más consciente de voluntad para poder introducir la imaginación dentro del hecho corporal. Con el entrenamiento corporal se pretende tomar consciencia de los bloqueos y las dificultades para poder ser más orgánicos. Se trata de quitar todo lo que nos molesta para poder ser maleables como la plastilina y podernos meter en los diferentes campos de la introspección: de la conexión del yo y el espacio, del yo y el otro, del yo y el pensamiento, y lograr, de esta manera, un conocimiento y una aplicación más profunda como exige el meternos dentro de un personaje.

No basta, sin embargo, el control del cuerpo sin el manejo de la voz, y por ello ésta se estudia bajo tres aspectos:

1. Anatomía y fonación. 2. Unión de voz y cuerpo: la voz como prolongación del cuerpo. 3. Tras el entrenamiento corporal, ahora es el momento de, a través de una serie de ejercicios, caer en la cuenta de nuestras limitaciones y nuestras posibilidades para la expresión.

En el aspecto interpretativo hay que subrayar que en  nuestra Academia partimos siempre de la palabra. Ponemos acento en el cuerpo, pero la palabra es el objetivo principal de nuestras técnicas.

El proceso analítico, por su parte, le sirve al actor para trazar las líneas internas y las acciones físicas del personaje. Las acciones físicas le hacen volver al análisis enriquecido con la experiencia  física.

El método aplicado por nosotros parte del Método del Análisis Activo de Stanislavski, completado con experiencias posteriores de otros grandes maestros y la nuestra propia.

En el entrenamiento del actor partimos de las técnicas elaboradas en el Laboratorio de Jerzy Grotowski, donde Socorro Anadón y Jaroslaw Bielski ampliaron sus estudios en los años 80.

ASIGNATURAS: Interpretación de Escenas Clásicas, Interpretación de Escenas Contemporáneas, Análisis del texto dramático, Prácticas Escénicas II, Interpretación en verso I, Danza clásica y contemporánea, Acrobacia Escénica II, Entrenamiento Cuerpo/Voz/Dicción, Interpretación ante la Cámara I, Canto I.

3º Año de formación – EL ACTOR CREATIVO

Llegando al tercer año de formación se supone que el actor debe saber aplicar la técnica en la fase inicial del trabajo, para después poder abandonarla y, en la etapa de la puesta en escena, entrar en el proceso libre de creación del personaje consiguiendo abandonar, en un momento dado, toda técnica confiando en su intuición. Así, la misma experiencia práctica se convierte en una nueva fuente de aprendizaje.

Las bases técnicas de disciplina establecidas en los dos cursos anteriores y un constante entrenamiento en el campo formal y personal deben ser suficientes para que el actor confíe en su respuesta personal a la técnica y busque su propia manera de afrontar el hecho interpretativo.

La técnica debe servirle como un faro que le guíe en el camino inicial, pero después es el mismo actor quien toma el mando del personaje.

TALLERES MONOGRÁFICOS (Técnica Michael Chéjov, Técnica Viewpoints, Canto II, Interpretación en verso II, Interpretación ante la cámara II, Ritmo y Percusión, Técnica de Jerzy Grotowski, Mimo escénico) y dos ESPECTÁCULOS FINALES completos representados en Réplika Teatro.

Todos los años los alumnos realizan un mínimo de 5 muestras abiertas al público en nuestra sala.